Continuando nuestro enfoque en las finanzas domésticas hoy vamos a hablar de la deuda, y en concreto, lo que enseñamos a nuestros hijos sobre este tema. Es crucial que los más pequeños de la casa aprendan a ahorrar para que estén más preparados, por eso no te pierdas los consejos para enseñar hijos ahorrar.

niños administrando el dinero

5 estrategias para ser un modelo financiero para tus hijos

Como mucha gente, es probable que tengas diversas deudas que varían en tipo y tamaño: una hipoteca, un préstamo de coche, tal vez algunas deudas de estudiante, sin olvidar las tarjetas de crédito. Te recomiendo que consultes las ofertas y los descuentos que ofrece MasCupon sobre préstamos y créditos.

Aprovecha los descuentos de Mil Préstamos,  las ofertas de Creditomovil o si necesitas solicitar un crédito en cualquier momento.

Algunas deudas son necesarias como una casa donde vivir; mientras que otras son más una cuestión de conveniencia (una tarjeta de compras).

La suma total de los pagos de deuda individuales tiene un impacto directo en tu presupuesto mensual, así como tu capacidad para acceder al crédito en el futuro.

Para niños y adultos igual, la comprensión de la deuda y el crédito puede ser aterrador. Los padres pueden sentirse intimidados para introducir el tema con sus hijos cuando ellos no sienten que tienen el control sobre sus propias deudas, pero es importante que los padres modelen los hábitos financieros saludables para sus hijos.

El hecho es que los adultos hemos tenido la oportunidad de aprender de nuestros errores y no debemos tener miedo de compartir esas lecciones con nuestros hijos, por eso es muy importante enseñar hijos ahorrar.

Abajo propongo algunos consejos para ayudarte a empezar esta conversación:

deseos

1. Debe ser sencillo enseñar hijos ahorrar.

No abrumes a tus hijos con demasiada información. Comienza con el simple concepto de préstamos, con el uso de ejemplos que tu hijo pueda entender, como compartir un juguete favorito con un amigo o prestar un lápiz a un compañero de clase. Para los niños mayores, introducir el concepto de interés. Si él o ella toma prestado 10 euros para comprarse algo, decidle que vas a cobrar 10 céntimos extra cada día hasta que se pague la deuda.

2. Aprovecha los momentos de enseñanza.

Antes de ir de compras con tu hijo, explícale las distintas opciones de pago. Si utilizaras dinero en efectivo, cheque o débito, explica que el dinero será gastado y se ira inmediatamente. Si utiliza una tarjeta de crédito, estás pidiendo prestado el dinero de otra persona y tendrás que pagar de nuevo más tarde, junto con un poco más. Cuando estás en la caja, que tu hijo te de una recomendación de cómo pagar. Si no está de acuerdo, explícale por qué.

lo que los niños quieren

3. Ayuda a tu niño a diferenciar entre necesidades y deseos.

La satisfacción inmediata de conseguir lo que queremos, incluso cuando no tenemos el dinero, puede hacer que uno desconecte de la realidad de pagar cuando llegue la factura.

Ayuda a tus hijos a relacionar esos puntos, y enséñales la diferencia entre una carga de deuda saludable (el poder pagar las deudas cada mes) y una carga de deuda dañina (tener un nivel de deuda que hace el pago de otros facturas importantes difíciles).

4. Aprender juntos.

Utiliza tu propia experiencia con los préstamos, créditos y deudas buenas y malas para la educación de tus hijos. Si tienen la edad suficiente inclúyelos a en tu proceso de pagar las deudas. Hazles ver el estado de tus cuentas y tarjetas de crédito, qué representan, cuánto tiempo te llevará pagar un saldo, si sólo estás haciendo los pagos mínimos mensuales. Si tus hijos te piden algo que no sabes, investigad la respuesta juntos.

padres e hijos

5. Habla acerca de las buenas razones para asumir la deuda.

Para muchos niños, el aprendizaje acerca de los peligros de la deuda podría inducir que piensen que toda deuda es “mala”. Explica que, para muchas personas, una compra grande como una casa o un coche no sería posible sin los préstamos (del banco o los padres).

Con los adolescentes puedes hablar sobre la moto o el coche que les gustaría conducir, y cómo planearían pagarlo. También puedes hablarles acerca de la universidad: ¿a cuál le gustaría asistir? ¿Está cerca de casa o tendrán que vivir en una residencia? Anímales a investigar las situaciones y, si es posible, pedir las becas necesarias para ayudar con los gastos y disminuir la cantidad de préstamos necesarios.

enseñar hijos ahorrar

El crédito en sí mismo no es alarmante. Lo que da miedo es como se utiliza el crédito, cómo se devengan intereses, y cómo la deuda se acumula con el tiempo y puede crear un agujero negro en nuestros presupuestos.

Recuérdale a tu hijo que no se puede construir un buen crédito si nunca se pide prestado dinero de una institución de crédito, pero hay que ser responsable y pedir prestado sólo lo que sabes que puedes permitirte el lujo de pagar.

Lo más importante es predicar con el ejemplo y demostrar los comportamientos que tú quieres que ellos aprendan, te lo agradecerán cuando sean mayores.

agradecer

Finalmente si te encuentras en un círculo vicioso de deudas, no te desesperes, hay soluciones – vea nuestra próxima entrada para consejos prácticos para controlar las deudas. También puedes repasar nuestro último post que trató de 10 consejos para crear y administrar tu presupuesto mensual

COMPARTIR
Artículo anteriorCómo organizar los cupones de la mejor manera
Artículo siguiente7 lecciones de ahorro para nuestros hijos adaptados por edades
Eduardo Sepulveda
De intereses varios, me gusta todo tipo de deporte en particular el krav maga (sistema de defensa personal israelí) y el futbol. Cuando estoy en casa soy un apasionado del cine (versión original) y los videojuegos – en particular los post apocalípticos. Enamorado de la lectura desde niño, he ido del papel a la pantalla, y nunca me veo lejos de mi Kindle. El género que más me gusta: La Ficción Especulativa (horror, ciencia ficción y fantasía).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here