Elegir tu equipo de trabajo es fundamental en una empresa. Naufragar o llegar a buen puerto depende de quien te acompañe en el barco y esa decisión la debes de tomar tú. Aunque no esté cuantificado, rodearse de un conjunto de personas ineficientes es una de las razones por las que fracasa una startup. La construcción del equipo necesita de muchas partes.

En primer lugar, la elección individual de las personas y, en segundo y más avanzado en el tiempo, la configuración de estos equipos. Merece la pena hacer especial mención al tiempo de espera en la segunda parte. Esto te ayudará a ver las capacidades de cada trabajador por separado y al mismo tiempo podrás ir madurando los diferentes proyectos que vas a encargar.

Hoy vamos a contarte todo lo que necesitas saber para que elijas tu equipo de trabajo y sea un conjunto ganador. Empecemos con un par de preguntas que tal vez deberías hacerte para elegir tu equipo de trabajo en el futuro.

Equipo de construcción de mapas mentales fondo concepto de negocio presentación

Qué necesita mi empresa 

Qué empleados necesito

Lo primero de todo es plantearte si realmente necesitas realizar nuevas contrataciones o no. Hay casos en los que una startup puede confundirse y creer que necesita nuevos empleados cuando realmente no es así. De nada sirve elegir tu equipo de trabajo cuando has contratado personal innecesario.

Una startup tecnológica que se encuentra en su primera fase no tiene un elevado número de empleados. Para calcularlo hay que tener en cuenta otras características como el dinero invertido, la perspectiva de crecimiento o la dimensión del mercado.

Datos de tamaño de startups: estadísticas.

Para hacerte una idea, tienes que saber la capacidad de las startups como generadoras de empleo. Según el South Summit del pasado año, un 21% de este tipo de empresas cuenta con plantillas de entre 5 y 10 empleados. Destacan aquellas que no superan las 5 contrataciones. Sorprendente, ¿verdad?. No lo olvides cuando te toque elegir tu equipo de trabajo.

Número de empleados y tamaño de la empresa

No tengas ningún tipo de temor si crees que tus empleados no van a ser suficientes para desarrollar todas las tareas. La eficiencia es un grado. Ya existen casos de empresas pequeñas que le han plantado cara a los gigantes del sector. Aquí tienes dos ejemplos:

Milanuncios. En febrero de 2014, el portal de ventas de segunda mano consagró su éxito cuando fue vendido a Schibsted Classified Media, empresa dueña de Infojobs. Se trata de un caso paradigmático. Este ejemplo sorprende tanto por su gran ejecución como porque esta compañía comenzó su gestión de manera no profesionalizada y con muy poca financiación.

Number 26. Es la historia de un banco que con 90 empleados se hizo con 100.000 clientes. Number 26 es una entidad bancaria con la que se puede operar únicamente a través de una aplicación para móvil. Esta “app”, en solo un año y medio, ha conseguido con menos de 100 trabajadores captar 100.000 clientes. Por cierto, 22 de ellos desarrollan las aplicaciones móviles y no se dedican al mundo financiero.

puesta en marcha

Quien elige a los empleados 

Empezamos con la elección individual de cada uno de nuestros trabajadores. Aquí aparecen las primeras disyuntivas. Debemos conocer el responsable de dar el primer paso: la selección individual de cada uno de nuestros trabajadores. Estas son las opciones:

Head Hunter. También conocido como cazatalentos. Es una figura que está en auge en las empresas. Se encarga única y exclusivamente de investigar que recursos -humanos en este caso – que encajan en el proyecto. La ventaja es que son personas que conocen mucho las condiciones humanas de los candidatos y pueden imaginar cuales serán los más aptos.

Por contra, esta persona a veces es ajena a la empresa o no tiene un contacto directo por el día a día, por lo que su visión sobre las características que debe reunir el candidato suele estar focalizada en aquello que “puede aportar el empleado” y no tanto en “aquello que necesita la empresa”. Al elegir tu equipo de trabajo sería recomendable que tuvieses buenos informes individuales elaborados por el Head Hunter.

Jefe de recursos humanos. Aquí tenemos la otra cara de la moneda. Alguien que lleva mucho tiempo en una empresa y que definitivamente ha pasado a centrarse en este rol. Esta persona puede que no tenga tantas competencias para el análisis de candidatos pero sí una visión más global de aquello que es necesario incorporar al proyecto.

En MasCupon, Eduardo Sepúlveda es el encargado de realizar esta tarea. Realiza una labor que va más allá de las entrevistas de trabajo pertinentes. Una vez escogidas las personas que se van a sumar al proyecto, Eduardo está en permanente contacto con los jefes de las diferentes áreas para realizar controles de calidad sobre el trabajo que se está realizando. Esta información que recibe le permite ver con perspectiva que cosas están haciéndose realmente bien o, por el contrario, en que campos se debe mejorar. Son apreciaciones que pueden hacerse tanto a nivel de equipo como individual.

Te dejamos un artículo muy interesante para que sepas distinguir con un ejemplo muy sencillo a los buenos empleados para cuando te toque elegir tu equipo de trabajo: la prueba del charco y el hombre corcho.

estudiante

Quien forma los equipos 

Pongamos que ya has escogido a tus trabajadores y han funcionado con mayor o menor fortuna. Ahora viene la vuelta de tuerca: formar los equipos. Aquí es muy importante empezar bien por lo que tendremos de decidir quién se encarga de escoger los equipos. Las opciones que se nos presentan son varias:

El CEO de la empresa. No suele ser la opción más indicada. Es cierto que el principal responsable del proyecto tiene que conocer a sus nuevos empleados, pero también es verdad que en una startup no suele haber tiempo suficiente para que el CEO se encargue de determinadas tareas.

Encargados del departamento. Esta posibilidad es mucho más recurrente. Lo es porque esta persona finalmente va a dirigir los equipos y va a tener un contacto directo con ellos en el día a día. Además, ya habrá realizado alguna actividad similar y sabrá qué rasgos distinguen a cada uno. Esto le valdrá para definir mejor los roles a desarrollar y, en definitiva, encargar a cada uno de tareas en las que serán más eficientes.

cazadetalentos

Características individuales 

En términos cuantitativos debemos entender que contratar a alguien comporta un coste. Eso es así. Por tanto, debemos calcular cuál es su productividad y, consecuentemente, su valor. Una persona sin experiencia puede permitirte un menor coste de contratación, pero su dificultad para llevar a cabo determinadas tareas puede ralentizar procesos e incluso llegando a suponer un coste superior. Si no pagas la experiencia acabarás pagando la formación del propio empleado.

Formación, experiencia y aptitudes 

Formación

El conjunto de habilidades que tiene un empleado va a sumar sin duda a tu proyecto. No obstante, debes saber que el mejor empleado no es el más complejo. Un trabajador que sepa “hacer de todo” no tiene porqué ser el mejor. Siguiendo la Ley de Pareto, que dice que el 20% del esfuerzo genera el 80% de los resultados, podemos concluir que en el día a día de una empresa se debe mejorar aquello que ya funciona.

Experiencia 

No es necesario tener un currículum extenso sino uno adaptado a las necesidades. Más no es mejor. Por todo ello aquí tienes un par de recomendaciones:

Mira su reputación, contacta con sus anteriores empresas. Muchos empleados vienen recomendados internamente por los propios trabajadores de las empresas. Otra de las fórmulas es que el trabajador llegue por su CV. Allí encontraremos los datos de contacto de su anterior puesto de trabajo, donde podremos llamar para obtener cualquier tipo de referencia.

Rodéate de los mejores y serás uno de ellos

Fíjate en la media de tiempo que ha pasado en anteriores puestos de trabajo. Si ha estado en muchos trabajos pero durante poco tiempo puede ser un mal síntoma. En primer lugar, porque las personas tardan tiempo en adaptarse a su nueva situación laboral para rendir al máximo y, a continuación, porque puede resultar que estos saltos laborales hayan sido involuntarios.

Mira las tareas que ha desarrollado durante su historial laboral. Te permitirá ver si entre esos periodos ha aprendido algo nuevo o simplemente no se ha preocupado de ello.

internacionales_campus2

Aptitud y actitud 

Son dos pilares básicos en las competencias de un individuo. La aptitud hace referencia al conjunto de habilidades, mientras que la segunda es la predisposición a hacer uso de estas. Estas características tenlas en cuenta cuando te lances a elegir tu equipo de trabajo.

Por lo que respecta a las aptitudes, deberás valorar todas las posibles: nivel de idiomas, uso de herramientas informáticas (paquete Office, paquete Adobe…) o cualquier otra. En nuestro caso el posicionamiento SEO tiene gran importancia, por lo que alguien que ya conozca herramientas adecuadas como Ahref, SEO Tools y Yoast, tendrán mucho ganado. Lo mismo ocurre son las herramientas Social Media (Buffer y Audiense) o los programas de marketing de afiliación (Webgains, Zanox, TradeTracker, Linkshare, Skimlinks y Tradedoubler).

En el otro lado está la actitud. Aquí, ser proactivo tiene mucha importancia. Una actitud proactiva es aquella en la que se asume el pleno control de la conducta. Esto implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones.

Del mismo modo, la motivación o la muestra de pasión por el proyecto es muy importante. Puedes fijarte si él busca formas de realizarse dentro de la empresa sin dejar de sumar al proyecto. En definitiva, tendrás que buscar piratas y no marineros.

Tips curiosos 

Otros tips curiosos que son sintomáticos de que alguien es un buen empleado:

  • Sabe repartir su carga de trabajo. Dejan las tareas difíciles antes de la hora del almuerzo mientras que a medida que pasa la jornada realizan aquellas labores más sencillas. Estas mismas personas suelen evitar el multi-tasking.
  • Ha jugado en equipo. Numerosos estudios afirman que esta condición indica que tiene más facilidad para estrechar lazos con los compañeros.
  • Dime cómo te diviertes y te diré quién eres. Puedes preguntarle qué tal el fin de semana para sacarle información adecuada que te dará pistas. Una persona que dedique su tiempo fuera del trabajo a otras opciones que supongan cierta disciplina incluye en su día a día valores como el esfuerzo y la meritocracia.

“Construir un equipo ganador es esencial para construir una cultura de cuidado”

Jon Gordon

 

Métodos de selección individual

Si queremos ver la rentabilidad de alguien que trabaja en equipo quizás debamos utilizar el método Grönholm. Este sistema, aplicado en Estados Unidos y también en Europa, trata de seleccionar al personal con una sucesión de pruebas grupales en las que se hace interactuar a los candidatos. Una opción interesante sin duda, pero que seguramente suponga una excesiva inversión de tiempo para tu startup. Lo que queda claro es que es una mecánica que puede ayudarte posteriormente al elegir tu equipo de trabajo.

Si a pesar de todo no te fías, puedes controlar exhaustivamente a que dedican su trabajo durante los primeros días.

Grupo de hombres de negocios que trabaja en la oficina

Características del grupo

Características de un grupo que funcionará

Para ello deberás crear un grupo que sea heterogéneo y capaz de crear sinergias por si solos. Aquí el team building es clave, por lo que te recomiendo este libro.

Entre todas las recomendaciones, la comunicación interna es una de las más importantes. En segundo lugar estaría alentar el debate. La primera medida es una opción de precaución: si se empieza a hablar por detrás se puede poner en duda la legitimidad de tu proyecto y que la gente deje de estar entusiasmada con él. La segunda medida, en relación a lo comentado, hará que seas consciente de todas las dudas, sugerencias y mejoras que hay respecto al proyecto que has encargado.

Por último, para que todo termina de circular y el engranaje sea perfecto tendrás que formar un grupo que diversifica el tipo de caracteres: prueba a gestionar los egos y no pongas a más de un gallo de pelea en el corral.

La creación de actividades de empresa suele ser un gran aliciente para tus empleados. Elegir tu equipo de trabajo también supone cuidarlo. Se sienten valorados al mismo tiempo que estás formando un grupo cohesionado. Si estás atento en todo momento podrás ver como entre ellos mismos surgen alianzas naturales. Este aspecto podrás tenerlo en cuenta de cara a proyectos futuros.

Todas estas actividades deben ser creadas con el objetivo de mejorar las relaciones interpersonales dentro del grupo.

Aquí tienes una web que te ofrece todo tipo de ideas.

Aquí van algunas de las claves que te mostrarán que todo va bien

Estas acciones son sinónimo de que al elegir tu equipo de trabajo has hecho un buen ‘Dream Team’:

  • Tus empleados tienen claro que el objetivo principal es que la empresa obtenga beneficios. A pesar de esto, la clave es ir más allá. Deben identificar los intereses de la empresa con los suyos propios. En definitiva, si entienden esta relación como un win-win es una buena noticia.
  • Escuchan a sus compañeros y les ayudan a perfeccionar sus ideas. No creen que sus ideas propias son únicas y entienden que los demás también pueden tenerlas.
  • Saben que no siempre tienen la razón y se disculpan si meten la pata. ¿Sabes qué además una cura de humildad les hará que entren a la oficina llenos de fuerza? Un estudio del año 2005 del Journal of Behavioral Medicine mostraba que el perdón está asociado con medidas de salud que guardan relación con la calidad del sueño.
  • Asumen responsabilidades y dedican parte de su tiempo a ayudar sin necesidad de que eso les conlleve perder parte del suyo.
  • Están dispuestos a aprender cosas nuevas.
  • No ven a sus compañeros como amenazas sino como oportunidades.

Síntomas de un grupo que va a fracasar

La productividad baja notablemente

Compara los sprints individuales con los del grupo y chequea cuando dos tareas muy similares varían simplemente por realizarse en equipo. La diferencia entre horas estimadas y las finalmente realizadas será suficiente para saber si algo funciona o no. Se trata de un trabajo cuantitativo que te ayudará a reconducir los errores a tiempo.

Las palabras son el reflejo del alma

Muchas veces los componentes de tu equipo no te dirán directamente si las cosas van mal o, por ejemplo, si hay alguien que no está cumpliendo con sus funciones. Al elegir tu equipo de trabajo deberás a estar dispuesto a escuchar las diferentes frases:

“Ese no es mi trabajo”. No se han delimitado bien las tareas y además los componentes no están dispuestos a dar su brazo a torcer.

“Eso no es una buena idea”. La negación no es la mejor idea. Se elimina una opción que puede ser la única y en cambio no se ofrece alternativa alguna.

“No fue mi culpa”. La omisión de responsabilidades te dice que algo va mal. En primer lugar, porque se ha detectado un error y en segundo porque no se conoce el origen de este.

“Eso es imposible”. La predisposición a la hora de cualquier tarea es clave. Lo difícil se consigue y lo imposible se intenta.

Si quieres que alguien te haga un favor, pídeselo a alguien que esté ocupado 

Elegir tu equipo de trabajo: herramientas para que todo funcione

Elegir tu equipo de trabajo no es sencillo, pero ponerlos a funcionar desde el minuto uno tampoco. Aquí tienes algunas aplicaciones para que te organices:

Teamup Calendar. Funciona directamente desde el navegador y también tiene aplicación para Android y iOS. Se puede usar tanto para tablet como para móvil.

Trello. Este software de administración de proyectos con interfaz web ayuda a organizar todo tipo de tareas de una forma mucho más colaborativa.

Google Inbox. Esta herramienta ha cambiado el modo de trabajo con los correos electrónicos. El gigante electrónico ha sido promocionado como una aplicación aparte. Sin duda una buena herramienta para que pongas en prácticas una vez hayas terminado de elegir tu equipo de trabajo.

Freedcamp. Sus dos puntos fuertes son suficientes para quedarte con ella: permite gestionar varios proyectos a la vez y es gratis. Para rematar, permite acceder tanto desde ordenador como con dispositivo móvil.

Slack. Muy similar a las anteriores y especialmente a Freedcamp, con la diferencia de sus características audiovisuales. Slack permite, por ejemplo, grabar el audio de las reuniones de trabajo telemáticas.

Hightrack. Está basada en el método de gestión de actividades Getting Things Done. A esto hay que sumarle que sus creadores se obsesionaron en que fuera sencillo y flexible, algo que han superado con creces.

Evernote. Su base es la organización de información a través del archivo de notas. Si usas Windows estás de enhorabuena: su versión para este software es compatible con pantallas táctiles y con el reconocimiento de escritura.

Con que elijas una de ellas sería suficiente. De todas formas, si no te han convencido, aquí tienes 25 aplicaciones más.

elegir tu equipo de trabajo

Termina aquí nuestro post sobre la manera de elegir a tu equipo. Recuerda que no es una decisión sencilla y que te afecta tanto a corto como a largo plazo. El tiempo apremia y exige resultados, pero la estabilidad de crecer juntos es fundamental de cara al futuro.

Si te ha gustado este post pero tienes ganas de más te recomendamos que nuestra serie de artículos sobre la creación de startups.

  1. Cómo crear una página web para tu startup en 5 pasos.
  2. Cómo analizar si tu idea de negocio online es buena.
  3. Redactar un plan de negocio: estructura y consejos.
  4. Qué es y cómo definir la identidad de tu empresa.
  5. Qué es y cómo construir la identidad de una empresa (2ª parte)

Si tienes alguna sugerencia sobre como elegir tu equipo de trabajo estaré encantado de leerla en los comentarios. Nos vemos en el próximo post.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here