Seleccionar página

Receta de verano: Crepes Bretonnes

Cada vez que llega el verano me entran ganas de cocinar. Fatal para la operación bikini pero genial para mis amigos, que quedan cada fin de semana a ver que preparo.

El fin de semana pasado tocó una receta de la región de mi madre, de Gran Bretaña. ¿Qué eran? Las crepes. Las crepes bretonas son súper fáciles, rápidas y baratas de preparar, y quedaron encantados.

Así que se me ha ocurrido dejarte la receta de las crepes dulces y saladas en el magazine para que puedas asombrar a tus amigos con muy, muy poco trabajo.

La receta de crepes dulce

Los ingredientes (8-10 personas)

  • 250 gramos de harina
  • 4 huevos
  • Medio litro de leche
  • 50 gramos de mantequilla
  • Una pizca de sal
  • Un sobre de azúcar de vainilla
  • Una cucharada de ron (5cl) para darle un toque más sabroso

¿Y ahora cómo se hacen las crepes?

Primero que nada, empieza con poner la harina y los huevos juntos en un bol grande. Añade leche en el bol poco a poco, mientras vas mezclándolo.

Consejo – También puedes substituir parte de la leche por nata, ya verás lo cremoso que se quedan…

El secreto de la crepe es tener una masa sin grumos, así que es importante añadir la leche regularmente y en pequeñas dosis, sin dejar de mezclar hasta que tengas una masa aceptable. Añádele el sobre de azúcar de vainilla, la pizca de sal y el ron mientras vas mezclando todo.

Consejo – No mezcles la harina y los huevos antes de poner la leche, será mucho más difícil quitarle todos los grumos.

¡Ya está! Tu masa está preparada. Ahora falta preparar las crepes, después de haber dejado tu masa reposar por lo menos una hora antes de seguir.

Consejo – No lo pongas en la nevera, se quedará más cremosa si lo dejas a temperatura ambiente. ¡No olvides taparlo!

Ahora viene lo más difícil y lo más divertido: ¡hacer las crepes! Pon un poco de mantequilla en una sartén limpia y antiadherente.

Unas vez calentita, añade medio cucharón de masa en el centro de tu sartén e inclínala de todos los lados para obtener una crepe plana y homogénea.

Cuando tu crepe empieze a ser bien dorada, dale la vuelta.

Consejo – para darle la vuelta, rasca un poco el borde de la crepe con una espátula de madera hasta que se suelte un poco… ¡y dale un golpe seco!

Es todo, no hay más. Sigue así hasta terminar el bol, añádele lo que quieras y disfruta… Este fin de semana las hicimos simplemente con fruta natural. Un plato súper fresco para los mese de verano.

La receta de crepes saladas (Galette Bretonne)

La crepe dulce es genial para una merienda o una quedada con amigos, pero para una cena recomiendo hacer también unas crepes saladas, llamadas “Galettes” en francés. Son crujientes, maravillosas y solo un poco más complicadas de hacer, así que vale la pena.

Los ingredientes (8-10 crepes)

  • 250 gramos de harina de trigo sarraceno
  • 50 cl de agua fría
  • 2 huevos
  • 10 gramos de sal
  • 40 gramos de mantequilla salada

¿Y ahora cómo se hacen las galettes bretonas?

Empieza por mezclar la sal y la harina en un bol grande. Poco a poco añádele el agua, sin parar de mezclarlo. Añádele el huevo y mezcla bien fuerte. No es fácil encontrar harina de trigo de sarraceno, yo siempre voy a comprar en Carrefour para estas cosas más exóticas. En el caso que no lo encuentres, te aconsejo acudir a El Corte Inglés o a Mercadona

Funde la mantequilla y añádelo a la mezcla. Deja tu mesa reposar por lo menos dos horitas en la nevera, cubierta. Empieza a calentar tu sartén y engrásala con un trozo de papel de cocina y aceite.

Consejo – este tipo de crepes se cocina con la guarnición en la sartén así que es importante tener una sartén antiadherente y muy plana.

Este tipo de crepe es menos flexible así que no es recomendado hacerla saltar, es preferible darle la vuelta a mano. Hazlas todas antes de empezar con la guarnición.

Vuelve a ‘manchar’ de mantequilla tu sartén y pon una crepe para calentarla. Cuando esté bien calentita añádele la guarnición que te apetece. Las tradicionales en Bretaña son de queso, jamón york y un huevo previamente frito, pero se puede hacer de todo.

Ideas de guarnición:

  1. Champiñones y nata
  2. Longanizas y cebolla
  3. Bechamel y calabacín
  4. Roquefort y jamón york
  5. Morcilla y manzanas cocidas
  6. Jamón ibérico y vieira

¡Lo único obligatorio es abrir una botellita de sidra para acompañarlo! Ya sabes hacer las crepes tanto dulces como saladas, ¡estás lista para impresionar a tus amigos!

No dudes en dejarnos un comentario para contarnos como ha ido tu intento y que guarnición has elegido…